• OIA CosmoSociologia

Los 4 pasos de creación de la realidad

Actualizado: may 17

Luego de analizar a las 200 personas más influyentes de la historia, descubrí un patrón, 4 pasos en común que todos ellos recorrían y aplicaban de forma precisa para lograr el éxito.




Las leyes universales y los 4 pasos de creación


Las Leyes universales son las dinámicas que siguen todas las cosas en la naturaleza, aquello que le da orden al universo. Una de ellas es la Ley de Generación: todo en el universo se genera y degenera siguiendo un orden específico, desde lo más sutil hacia lo más denso.


Eso puedes observarlo en tu propia vida al notar como lo más sutil, tus pensamientos, desencadenan lo que dices y lo que sientes, lo cual a su vez produce respuestas físicas en tu fisiología y tus movimientos corporales.


Eso significa que todas las personas seguimos ese orden para realizar cualquier cosa en nuestras vidas. Sin embargo ¿qué es lo que determina que las acciones y resultados que algunas personas producen sean exitosos y reflejen fielmente sus expectativas, mientras que los de otros nunca llegan a ser efectivos?


Pensando desde la ley de generación y la ley de causa y efecto, procuré observar a las personas más exitosas de cada ámbito y descubrir cuales eran los procedimientos y actos que realizaban en lo sutil y en lo denso para triunfar.



La clave del éxito

Estudié las historias, discursos, enseñanzas y productos de más de 200 personas que lograron cosas extraordinarias y tomé nota de toda serie de creencias, saberes, habilidades, conductas y costumbres que ellos tenían en su camino al éxito.


Decenas de cuestiones diferentes en cada uno planteaban un panorama bastante complejo al intentar entender cuál era la clave real de su efectividad. Sobre todo me llamaba la atención que cuando muchas de esas personas daban una explicación sobre lo que consideraban la clave de su éxito, la mayoría se remitía a factores diferentes que parecían no tener algo en común entre sí.


Sin embargo yo seguía pensando en que el universo no es caótico, sino que tiene un orden con leyes específicas que regulan todo lo que ocurre. Por ende esas mismas leyes debían estar detrás de cada uno de los grandes logros de la humanidad, en algún a patrón coherente que pudiera sistematizarse.



La ley de generación y los 4 pasos de creación


La ley de generación me daba una clave para aportar luz a mi pesquisa: sea lo que sea que esas personas hicieran para triunfar, ese proceso de generación lo estaban haciendo desde lo más sutil hacia lo más denso. Eso significaba que no debía comenzar buscando la clave en acciones físicas y técnicas que ellos realizaban, sino en cuestiones más profundas del orden de lo psíquico y emocional.


A través de mis estudios y práctica en Programación Neurolingüística, entendí la interrelación que hay entre las creencias de las personas, su manera de comunicarse y las emociones que experimentan. Todo ello conforma un mapa mental del mundo que cada uno

usa para tomar decisiones y por ende actuar. Son esas decisiones y la precisión de las acciones realizadas lo que completa nuestros caminos hacia el éxito o el fracaso.



Los 4 pasos de creación en la naturaleza


Además de nutrirme con perspectivas de la psicología, la física y otras ciencias, yo procuraba generar una visión cosmosociológica que integrara los diferentes paradigmas de la vida.


Si los seres humanos y sus realizaciones son un emergente de la naturaleza y sus mismas leyes, comencé a pensar que el proceso humano de creación debía tener algún tipo de sincronía con las fases de generación y regeneración del mundo natural.



Observando los niveles microscópicos, la biosfera, el macrocosmos astrofísico y nuestra relación con ellos, noté un patrón similar que las cosas recorren cíclicamente: en general transitan 4 fases, etapas o pasos en el proceso de creación y destrucción. Esos 4 pasos se ven en:


  • Los 4 elementos: fuego, aire, agua, tierra.

  • Los 4 estados de la materia: plasma, gas, líquido, sólido.

  • Las 4 fases de la luna: nueva, cuarto creciente, llena, cuarto menguante.

  • Las 4 estaciones: verano, otoño, invierno, primavera.



Los 4 pasos de creación en la mitología


A su vez la CosmoSociología me inspiraba a entender las historias y leyendas ancestrales de culturas en todo el mundo para descubrir si existían en ellas patrones comunes acerca de la generación de las cosas.


En la historia bíblica el mensaje de Dios fue introducido por 4 profetas mayores. Tanto el antiguo como el nuevo testamento fueron creados por 4 generaciones de escrituras que finalizan con los 4 evangelios:

- Viejo testamento:

  1. libros del pentateuco

  2. libros históricos

  3. libros sapienciales

  4. libros profeticos

- Nuevo testamento:

  1. evangelios y hechos

  2. cartas de discípulos

  3. cartas católicas

  4. apocalipsis


Las mitologías occidentales y orientales

coinciden en muchas de sus historias tradicionales con indicaciones acerca de que son 4 los factores que guían a las personas hacia determinados estados, como los 4 caballos que llevaban a Arjuna en el Bhagavad gita, los 4 caballos de apocalipsis o los 4 animales representantes del proceso iniciático (serpiente, felino, ave y dragón).


En el hinduismo la generación del tiempo se mide en 4 eras (edad de oro, edad de plata, edad de bronce, edad de hierro), sistema muy similar al maya, al calendario azteca que también consta de 4 etapas y al zodíaco griego compuesto de 12 signos agrupados en 4 grupos de elementos.


En la Kabbala se estudia el árbol de la vida, que describe el proceso de creación a la vida a través de determinadas etapas. De allí emana la enseñanza de los 4 mundos de la kabbala:


  1. Atzilut: el mundo de la emanación.

  2. Briah: el mundo de la creación.

  3. Yetrizath: el mundo de la formación.

  4. Assiyah: el mundo de la acción.


Y así, al ir pasando por diferentes tradiciones culturales de todo el mundo seguía encontrando el mismo patrón de 4 pasos universales.



El sistema de 4 pasos


Después de tanto aprendizaje acerca del funcionamiento de la naturaleza, sus leyes universales y las vidas de las personas más influyentes de la historia, quedó claro que las fases naturales de la creación son cuatro, que corresponden a cuatro niveles que conforman la existencia humana y por ende deben aplicarse en la práctica como cuatro pasos de creación de cualquier realidad desde lo sutil hacia lo denso.


Los 4 niveles principales que conforman la experiencia humana son:


  1. nivel mental: es desde donde surge nuestra percepción y concepción de la realidad y por ende corresponde al paso 1.

  2. nivel lingüístico: en él está nuestra capacidad de simbolizar y representar la realidad, como así también de comunicar esas percepciones, generando paradigmas y las relaciones que forman nuestra vida. Corresponde al paso 2.

  3. nivel emocional: allí transcurren nuestras emociones, sentimientos y sensaciones de todo tipo que son expresiones de la energía que se moviliza en nosotros y nos permiten tomar consciencia de la influencia del contexto en nosotros. Corresponde al paso 3

  4. nivel físico: abarca las experiencias densas, lo que es perceptible y con formas objetivas y evidentes que entran en contacto con el resto de los objetos materiales. Corresponde al paso 4.


Seas quien seas, estés donde estés y hagas lo que hagas, estás experimentando la vida a través de esos 4 niveles y la manera en que obres en cada uno determinará los resultados que obtengas. La cuestión que cualquiera se preguntaría es cómo podemos utilizar esos 4 niveles de manera práctica para lograr la armonía en lo que queremos. Es por ello que convertí esos niveles en pasos específicos que uno debe atender en secuencia comenzando desde lo más sutil, para llegar con éxito a lo más denso.



Los 4 pasos de la creación son:


  1. EL PROPÓSITO: para direccionar nuestra atención, nuestros procesos mentales y fuerza psíquica, es preciso marcar una dirección hacia la cual avanzar. Un propósito es esa dirección hacia la cual vamos y una posición específica que debemos alcanzar en ese camino. Los propósitos que elijas determinarán las cosas en las que piensas, tus prioridades, tu idiosincrasia y tus valores, lo cual configurará desde el principio lo correcto y lo incorrecto, así como lo que debes o no debes hacer, lo que precisas o no saber y tener y lo que es posible o imposible.

  2. LA PALABRA: las palabras le dan forma y sentido a las ideas, definiendolas, haciéndolas utilizables y conectando tu “mundo interior” con el exterior. Las palabras que usas marcarán tu manera de pensar, como también lo que otros piensen de ti y tus propósitos, ya que los pensamientos son palabras que decimos en nuestra mente. Por ello el acto de decir lo que queremos con precisión, usando las palabras justas y de la manera adecuada es un acto fundamental (considerado sagrado en muchas culturas) en el cual se define tu camino al éxito o a la ruina.

  3. LA EMOCIÓN: son la fuerza y la energía movilizada por los pasos anteriores, las cuales alimentarán tu vida y tus acciones para lograr lo que quieres, y disfrutar de ello. Es por ello que lograr sentir en coherencia con tu propósito es la clave para hacer crecer lo que estás diciendo, materializarlo y asegurar que se mantenga en el tiempo. Un proyecto en el que no logras sentir la emoción adecuada es como una máquina electrónica sin energía eléctrica: puede tener un excelente diseño, pero nunca cumplirá su objetivo.

  4. LA ACCIÓN: son las formas físicas que adopta la energía para materializar un propósito. Únicamente habiendo configurado correctamente los pasos anteriores se pueden lograr las acciones precisas que nos conducirán al éxito. Para lograr movilizar nuestros propios cuerpos y la materia en general, debemos conocer a su vez determinadas técnicas y dinámicas que sincronizarán correctamente el orden de las cosas.



Cada una de las creencias, saberes, habilidades, conductas y costumbres de los personajes más grandes de la humanidad corresponden a una aplicación de cada uno de esos 4 pasos y por ende ellos son el patrón estructural y fundamental que todos tienen en común. Gracias a ese “código de 4 dígitos” podemos decodificar cuestiones sorprendentes de los grandes logros de la humanidad, entender -por ejemplo- que Einstein y Jesús tenían la misma manera de pensar sus propósitos con el paso 1, que Sócrates y Freud usaban de la misma manera el paso 2 para resolver problemas, que Buda y Gandhi obtenían su fuerza de voluntad con las mismas claves del paso 3 y proezas físicas como las de Bruce Lee o Lionel Messi se basan en los mismos secretos del paso 4.



La maestría en los 4 pasos de creación


Como en cualquier disciplina y área del conocimiento, existen múñtiples niveles de completud y profundidad que se pueden adquirir. Los 4 pasos no son la excepción, ya que incluso inconscientemente y en formas básicas las personas los recorren para lograr cualquier cuestión en sus vidas. Sin embargo esa aplicación inconsciente o con pobre comprensión de sus funcionamientos genera grandes limitaciones y dificultades en cualquier proceso.


Los grandes maestros históricos de la sabiduría tenían una comprensión plena de esos 4 pasos, su importancia y sus formas de aplicación, logrando así máximos resultados y efectividad. Eso nos permite considerar que a pesar de lo simple que puede sonar el hecho de proponernos algo, hablar, emocionarnos, o actuar, con frecuencia no lo realizas de forma correcta y eso deriva en tus problemas cotidianos y también los grandes problemas en tu vida. Cada uno de esos pasos entraña secretos que devienen de las leyes universales que manejan el cosmos y las fuerzas psíquicas que viven ocultas en ti.


Es por todo ello que durante miles de años toda la sabiduría acerca de los 4 pasos tuvo que ser codificada en jeroglíficos, diagramas, mapas sagrados, leyendas y metáforas que permitieran a las personas de diferentes niveles de consciencia entender su existencia e importancia.


Como ya nos ha demostrado nuestra exploración cosmosociológica, los 4 pasos de creación no solo son 4 cosas que puedes hacer; son un reflejo sagrado y concreto del orden natural a través del cual el universo crea la vida y todos sus fenómenos. Por ende son 4 llaves que lo humano en ti tiene para acceder a lo divino.



Khalil Bascary.

Experto en Leyes universales

Sistematizador de los 4 pasos.





ACCEDE AL CURSO "CÓDIGOS DE PODER" PARA VER CÓMO APLICABAN LOS 4 PASOS LAS PERSONAS MÁS SORPRENDENTES DE LA HISTORIA





(Este artículo seguirá siendo actualizado)

Suscríbete

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube