• OIA CosmoSociologia

Ciencia y filosofía en canciones de Jorge Drexler

Actualizado: jul 14


Una buena forma de aprender acerca del universo y de la vida en general es divirtiéndonos y reflexionando acerca de las cosas que nos gustan. Una de ellas es la música y por eso hoy analizaremos algunos versos en las canciones de Jorge Drexler.


Foto de medium.com

Según el propio compositor, él no tiene un mensaje en particular que busque transmitir con sus canciones, sino que la canción es lo que quiere transmitir... y eso ya es un mensaje en sí mismo.


Sin embargo, nada nos impide ver la CosmoSociología implicada en cada cosa y encontrarle sentido incluso a lo que pretendía no tenerlo. Por eso te invitamos a recorrer con nosotros algunas conexiones científicas y filosóficas en las letras de Jorge Drexler.



Leyes físicas


«Miro abajo y rio

de verme pensar

que yo soy el agua y tú

la ley de gravedad».


(Río abajo)


Allí hace mención a la ley de gravedad mencionada por personajes como Arquímedes y Galileo. Mas es mejor conocida por la teoría de la gravitación universal postulada por Isaac Newton en su libro Philosophiae naturalis principia mathematica publicado el 5 de julio de 1687. Drexler recurre bastante a metáforas que hablan de dicha ley y otras fuerzas naturales que provocan atracción, como la fuerza electromagnética:


«Y es que yo soy de hierro cuando tú

eres un imán».


(Río abajo)

El electromagnetismo es considerado una de las 4 fuerzas fundamentales de la física junto con la gravedad, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil.




Filosofía trascendental

«Y yo soy un vaso vacío».


(Al otro lado del río) Esa frase tan simple esconde una gran tradición filosófica detrás, la cual podemos relacionar con el budismo. Allí existe el concepto de sunyata, el vacío, que implica que cada uno le proyecta a las cosas un sentido y una idea de ser, cuando detrás de aquella ilusión todas las cosas están realmente vacías de contenido, tal como lo indica el maestro Avalokiteshvara en El corazón de Prajnaparamita. Es esa gran vacuidad la naturaleza verdadera de la realidad.



«Tu amor es causa y efecto

de mis canciones».


(Causa y efecto) En esa afirmación se señala una cuestión metafísica muy profunda, ya que al afirmar que algo es causa y efecto al mismo tiempo, lo que ello implica es que esa cuestión es el principio, el final y el camino de desarrollo. Otra manera de referirse a eso en la cultura cristiana es el “Alfa y Omega” (en griego: Α - Ω), las cuales son la primera y la última letra del alfabeto griego, que tradicionalmente se utiliza como frase de principio y fin. En Apocalipsis 1, 11 dice: "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último", haciendo referencia a Dios, quien sería el único que puede causarse a sí mismo, siendo causa y efecto.



«En cambio constante,

todo se mueve y deja de ser

lo que era antes.


A marchas forzadas,

no hay nada viejo bajo este sol.

Todo dura nada».


(Durante)


En ese pensamiento podemos notar la filosofía de Heráclito de Éfeso con su famosa frase “Nadie puede bañarse dos veces en el mismo río”. Con aquello se indica que todo está en cambio continuo, e incluso las formas que pensamos como perdurables nunca son las mismas, aunque hayan pasado unos pocos minutos. También aplica esto en nuestros propios cuerpos, dado que a cada segundo millones de células mueren y otras tantas son formadas, haciendo que dicho cuerpo se esté actualizando a cada momento.



Principios herméticos


Continuando con los análisis de la mecánica universal, el movimiento es una cuestión que el cantante explora mucho en sus obras.


«Vamos con el polen en el viento.

Estamos vivos porque estamos en movimiento».


(Movimiento) En este caso, esas ideas recuerdan mucho a algunos de los principios de la filosofía de Hermes Trismegisto, el sabio griego. A él se le atribuye el Principio de Vibración que dice «nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra». Según esa filosofía, todas las cosas están en movimiento y ese es un indicio de que están vivas, desde los seres orgánicos hasta las plantas, minerales y átomos. Algo más de eso nos menciona Jorge en:

«Si desde el corazón a los dedos

no hay nada en mi cuerpo que no hagas vibrar».


(Fusión)


Otro de los principios herméticos lo encontramos en el siguiente verso: «Yo soy tan solo

uno de los dos polos.

De esta historia, la mitad.


Apenas medio elenco estable.

Una de las dos variables

en esta polaridad».


(Deseo)


En este caso hacemos referencia al Principio de Polaridad que dice que “todo en el universo tiene dos partes, dos polos, que en apariencia difieren, pero en esencia son lo mismo”. Eso también nos recuerda al polo positivo y el polo negativo en el electromagnetismo, lo cual está muy claro en la siguiente frase: “Dulce magnetismo.

Dos cargas opuestas

buscando lo mismo».


(Deseo)

Una tercera relación con la filosofía hermética la encontramos en: «Mire donde mire, te veo».


(Deseo)

«Sabes que te llevo dentro mío,

igual que yo sé que tú

me llevas dentro».


(Transporte)

Esto se parece fuertemente al Principio de Correspondencia que afirma “Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera”. También algún estudioso de la mente puede relacionarlo en el principio de proyección de la psicología, que afirma que en determinadas circunstancias las personas ven afuera, en otras personas y situaciones, cosas que están ocurriendo en su propia mente: pensamientos, sentimientos e intenciones propias. También podemos encontrar alguna referencia similar en el psicoanálisis lacaniano, donde teóricamente se considera que existe un Otro cuya información introyectamos, y a partir de entonces no solo nos regimos por nuestros propios pensamientos, sino por ese discurso del otro que en cierto nivel “llevamos dentro”.


Estudios científicos


«(...) buscando el momento más oportuno

para pedirte que de tus besos me des alguno.

Amar es eso, dos corazones latiendo al compás de uno».


(Uno)

En este caso su alusión a la sincronía entre corazones me recuerda a ciertos experimentos que se han realizado acerca de los ritmos biológicos de las personas y cómo estos pueden sincronizarse en determinadas circunstancias. Investigadores de la Universidad Normal del Este de China en Shanghái y del conservatorio de música de Harbin han descubierto que una de las regiones cerebrales que se activan durante un concierto, tanto en el músico como en el público, es el lóbulo temporal izquierdo, implicado en el procesamiento del ritmo. Otra de ellas es el lóbulo frontal inferior derecho, así como el giro postcentral: ambos ayudan en los procesos sociales. Los investigadores piensan que las neuronas espejo intervienen en esta comunión cerebral, las que permiten la réplica en el cerebro de la audiencia de la reacción neuronal del músico.



«Yo, sin embargo,

siento que estás aquí,

desafiando las leyes del tiempo

y de la distancia».


(Eco)


En este otro caso, el paradigma mecanicista de la física dicta que las personas no deberían ser capaces de sentir ni percibir a otras que están fuera de su alcance inmediato. Sin embargo, existen algunas otras teorías que surgieron en el siglo XX, como la teoría del orden implicado de David Bohm, la teoría del universo holográfico, que señala que es posible que todos estemos conectados más allá de la aparente separación física.


También existe la teoría del entrelazamiento cuántico de Einstein-Podolski-Rosen, que afirma que dos partículas, habiendo estado íntimamente vinculadas durante un tiempo, pueden mantener su conexión e influirse mutuamente sin importar la distancia a la que se encuentren. Se supone que eso solamente puede cumplirse a escala cuántica, mas hay quienes tenemos la convicción de que esa influencia también es posible entre personas, como lo he señalado con experimentos en mis anteriores conferencias.



«Esto que canto ahora

continuará

derivando latente en el éter

eternamente».


(Eco)


Desde los antiguos griegos el éter fue mencionado como el quinto elemento de la naturaleza. A finales del siglo XIX algunos físicos postularon que el éter permeaba todo el espacio, proporcionando un medio a través del cual la luz podía viajar en el vacío, pero la evidencia de la presencia de dicho medio no se encontró en el experimento de Michelson y Morley, por lo cual actualmente esa teoría ha sido descartada. Sin embargo, siguen habiendo investigadores que confían en su existencia, la cual podría posibilitar que, como Jorge dice, su canto continuara viajando eternamente.



«Todo cae,

todo caerá y, sin embargo,

flota,

mientras tanto esta nota

en algún pentagrama

leve.

Y al compás de ese breve sonido un planeta

gira».


(Todo cae)


Algo que muy poco se conoce es que las ondas que son emitidas por los planetas pueden ser traducidas como sonidos audibles, por lo que, como dice la canción, los planetas giran al compás de un leve sonido.




Si esto te parece interesante, para concluir este artículo te propongo que veamos:



9 Referencias breves en canciones de Jorge Drexler



«Tu beso se hizo calor,

luego el calor movimiento,

luego gota de sudor

que se hizo vapor, luego viento».

«Nada se pierde,

todo se transforma».


(Todo se transforma)

Aquí, en una de las canciones más sonadas de Jorge Drexler, está implícita también una de las leyes más conocidas de la física, la ley de conservación de la energía, que dice que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma a otros estados. Grandes pensadores han contribuido a su desarrollo, desde Tales de Mileto, pasando por Leibnitz y Newton.


«Un animal prodigioso

con la delirante obsesión de querer perdurar.

No dejaremos huella,

solo polvo de estrellas».


(Polvo de estrellas)


Esto se relaciona con la célebre frase del Físico Carl Sagan «somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas». Eso se refiere a que, desde el big bang que inició el universo, la energía sigue siendo la misma, y los mismos átomos que ahora constituyen nuestros cuerpos físicos anteriormente formaron parte de antiguas estrellas. Fascinante, ¿verdad?


En la canción Fusión encontramos varios planteos desafiantes:

«¿Dónde termina tu cuerpo y empieza el mío?».


Esa es una de las preguntas más desafiantes para ciertas corrientes filosóficas y uno de los problemas actuales en la Teoría sistémica: el tema de dónde colocar y cómo medir los límites que diferencian un sistema, de otro.

«¿Cuánto de esto es amor? ¿Cuánto es deseo?

¿Se pueden, o no, separar?».


(Fusión)

Esas son preguntas muy abordadas en el psicoanálisis, desde Freud hasta la actualidad. Mas ya los antiguos filósofos griegos dedicaban muchas horas de su vida a reflexionar acerca de ello y un buen número de esas conversaciones fueron plasmadas en las obras de Platón.


«Me hiciste sentir el sabor

de mi propia cocina.

Volví a creer que se tiene

lo que se merece».


(La vida es más compleja de lo que parece)


Algunos podrían leer en eso un indicio de la creencia en la ley de atracción, que dice que cada uno atrae a su vida las cosas que ocurren. Sin embargo, ese tipo de afirmaciones ya aparecen en varias enseñanzas de la Biblia que normalmente se resumen en la frase “uno cosecha lo que siembra”.

Y si hablamos de cosechar, de eso trata la siguiente frase:

«Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,

entrar y salir de fase.

Amar la trama más que el desenlace».


(La trama y el desenlace)


Aquí vemos la postura filosófica de “vivir el momento” y no enfocarnos tanto en las expectativas del futuro o el final del camino. También encontramos aquello en la frase “Carpe diem” concebida por el poeta romano Horacio (Odas, I, 11), cuya traducción literal es «aprovecha el día» o «cosecha el día».



«Bailar,

como creencia, como herencia, como juego.

Las sombras en el muro de la cueva

girando alrededor del fuego».


(Bailar en la cueva)


Nos remite a la alegoría de la caverna, de Platón, en la cual las sombras en el muro de la cueva tienen una importante metáfora acerca de nuestro entendimiento de la realidad.


En la canción “Bolivia” Jorge dice:

«Y el péndulo viene y va,

y vuelve a venir e irse.

Y tras alejarse vuelve,

y tras volver, se distancia». Eso remite al principio hermético del ritmo, que dice que “todo va y viene, todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo”.


«Y los barcos van y vienen,

y quienes hoy todo tienen

mañana por todo imploran.

Y la noria no demora

en invertir los destinos,

en refrescar la memoria.


Y los caminos de ida

en caminos de regreso

se transforman, porque eso,

una puerta giratoria,

no más que eso es la historia».


(Bolivia)

Aquí se hace referencia a los ciclos y patrones repetitivos en la historia. En el año 1377, Ibn Jaldun, escritor, filósofo y economista, entre otros roles y disciplinas en las que desarrolló su labor y aportes, escribió una obra en la que trataba el auge y caída de las civilizaciones como un hecho que se repite cíclicamente y cuáles son las razones para que esto tuviera lugar. También Giambattitsta Vico, abogado y filósofo, publicó en 1725 la obra Szcienza nuevoa (Ciencia nueva) en la que aborda el sistema del ciclo repetitivo por el cual surgen y decaen las civilizaciones.



Y tú, ¿has encontrado otras referencias en este artista que puedas relacionar con principios filosóficos o científicos?



Khalil Bascary.

Experto en leyes universales. Editor: Hernán Peña.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo